jueves, 29 de marzo de 2012

Wuthering Heighs (Cumbres borrascosas)




Out on the wiley, windy moors
We'd roll and fall in green
You had a temper, like my jealousy
Too hot, too greedy
How could you leave me?
When I needed to possess you?
I hated you, I loved you too
Bad dreams in the night
They told me I was going to lose the fight
Leave behind my Wuthering, Wuthering
Wuthering Heights
Heathcliff, it’s me, Cathy I´ve come home
I'm so cold, let me in-a-your window
Heathcliff, it’s me, Cathy I´ve come home
I'm so cold, let me in-a-your window
Oh it gets dark, it gets lonely
On the other side from you
I pine alot, I find the lot
Falls through without you
I'm coming back love, cruel Heathcliff
My one dream, my only master
Too long I roam in the night
I'm coming back to his side to put it right
I'm coming home to Wuthering, Wuthering,
Wuthering Heights
(Chorus)
Oh let me have it, let me grab your soul away
Oh let me have it, let me grab your soul away
You know it's me, Cathy
Heathcliff, it’s me, Cathy I´ve come home
I'm so cold, let me in-a-your window

He descubierto hace poco esta canción de Kate Bush. La escribió cuando tenía 18 años y está basada en la novela Wuthering Heights. Se inspiro para escribirla en los últimos diez minutos de la versión de la película de 1970. A continuación leyó el libro y descubrió que compartía cumpleaños con Emily Brontë. Escribió la canción en unas pocas horas durante la noche. Esta escrita desde el punto de vista de Catherine y usa frases de la novela.
“Lyrically, "Wuthering Heights" uses several quotations from Catherine Earnshaw, most notably in the chorus - "Let me in! I'm so cold!" - as well as in the verses, with Catherine's confession to her servant of "bad dreams in the night." It is sung from Catherine's point of view, as she pleads at Heathcliff's window to be allowed in. This romantic scene takes a sinister turn if one considers the events of the book, as Catherine may well be a ghost, calling Heathcliff to join her in death.”

http://en.wikipedia.org/wiki/Wuthering_Heights_%28song%29

También yo vi una versión en televisión antes de leer la novela, no recuerdo cuál de ellas, pero lo que más me impresiono fue la escena de la aparición fantasmal en la ventana. He puesto la canción con escenas de la película de 1992 con Ralph Fiennes y Juliette Binoche. Es una versión fallida de la que todos los participantes reniegan. El director dice que era demasiado inexperto. Ralph Fiennes que la productora no se implico… De todas formas, es mi versión favorita. La de Wyler es la clásica, pero es un producto de su tiempo. El Heathcliff de Lawrence Olivier es atildado y dulcificado. Por el contrario el de Ralph Fiennes es violento y cruel como el de la novela. En comparación la Cathy de Juliette Binoche no es lo suficientemente salvaje, sólo caprichosa. A lo mejor el director pensó que los espectadores no iban a encontrar a nadie con quien simpatizar.

domingo, 25 de marzo de 2012

La hija de Robert Poste (Cold Comfort Farm)




Aunque la acción se sitúa en un futuro inmediato "La hija de Robert Post" (Cold Comfort Farm) de Stella Gibbons está estrechamente ligada a la época en la que se escribió. Es una parodia de las novelas rurales de moda en su tiempo y hace constantes alusiones a temas de actualidad en aquel entonces. Ese es quizás el principal hándicap con el que se pueden encontrar los lectores de la novela no familiarizados con el periodo en particular y con la literatura inglesa en general.

Flora Poste es una joven huérfana con pocas ganas de empezar a trabajar, dice que cuando tenga cincuenta y tres años le gustaría escribir una novela tan buena como “Persuasión” de Jane Austen pero mientras quiere pasar los próximos treinta años reuniendo material. La única manera de vivir sin trabajar hasta que “concierte su propio matrimonio” será ser acogida por alguno de sus parientes, preferiblemente una familia a la que pueda “ayudar”. Flora elige finalmente trasladarse con unos parientes que tienen una granja en Sussex (al parecer la Inglaterra profunda). Los Starkadder son primitivos y hoscos, pero Flora está decidida a “ordenar” la vida en la granja.

Flora es entrometida y muy segura de sí misma como la Emma de Jane Austen pero con el toque de sensatez del Jeeves de Wodehouse. La guía fundamental de su vida son los libros “Pensées” y “El sentido común de índole superior” del Abbé Fausse-Maigre (una literato inventado por Gibbons).

Se sitúa en la tradición de la novela cómica inglesa por lo que no es razonable buscar realismo en historia y personajes. Sin embargo, los caracteres no son meros clichés porque podemos ver la vanidad del beato, el ingenuo entusiasmo del mujeriego por el cine etc. A diferencia de por ej. Wodehouse, Gibbons da más que indicios de sus opiniones personales, en especial sobre lo que concierne al panorama artístico inglés. Uno de los personajes parodiados, Mr Mybug (“mi pesadilla”, “mi chinche”) obsesionado por el sexo y algo misógino es generalmente reconocido como D. H. Lawrence. El señor Mybug tiene la teoría de que las novelas de las hermanas Bronte fueron en realidad escritas por su hermano Branwell (porque una novela tan buena como “Cumbres borrascosas” no pudo escribirla una mujer). El alcoholismo de Bramwell era una añagaza para granjearse la confianza de la dueña de la cantina y poder llevar ginebra a sus hermanas que eran las verdaderas borrachas. Curiosamente una de las primeras reseñas que recibió “Cold Comfort Farm” esgrimía la teoría de que Stella Gibbons era un pseudónimo de Evelyn Waugh (una mujer periodista no podía escribir tan bien).

A lo largo de la novela se expresa cierto desprecio a los artistas bohemios tipo Bloomsbury. “Además, ¿era justo arrojar a Elfine, absolutamente inexperta en estas lides, a aquellos leones de Bloomsbury-esquina-con-Charlotte-Street que intercambiaban maridos y esposas todos los fines de semana de acuerdo con la moda más tolerante? Todas aquellas gentes siempre conseguían que Flora pensara en la descripción de los cerdos silvestres pintados en los floreros de la historia de Dickens: «Cada cerdo silvestre tenía la pata levantada en el aire, en doloroso ángulo, para mostrar que era perfectamente libre y feliz». Y debía de resultarles absolutamente descorazonador descubrir que cada nuevo amor era prácticamente igual al anterior: exactamente igual que soplar un globo tras otro en una mala fiesta, y descubrir que todos tienen agujeros y que no pueden hincharse adecuadamente.”

En la secuela “Flora Poste y los artistas” Stella Gibbons ahondaría en su crítica añadiendo a la caricatura de Lawrence las de otros artistas entre ellos el escultor Henry Moore. Gibbons no se escandaliza por la vida bohemia pero la rechaza con aburrida condescendencia. Ella como Flora con quien se identifica es con Jane Austen:

“—Si quieres que te diga la verdad —añadió Flora—, creo que tengo mucho en común con la señorita Austen. A ella le gustaba que todo a su alrededor fuera pulcro y agradable y amable, y a mí me pasa lo mismo. Ya ves, Mary —y aquí Flora comenzó a hablar con seriedad y a negar con el dedo índice—, a menos que todo sea pulcro y agradable y amable, la gente no puede siquiera comenzar a disfrutar de la vida. No puedo soportar el desorden.”. Y precisamente la actriz encargada de llevar al cine a Flora fue Kate Beckinsale que más adelante interpretaría a la Emma de Jane Austen para televisión.

miércoles, 14 de marzo de 2012

El duque Hermosilla de Salvatierra



"Burgos, 13 abril
He encontrado a un español bastante más original que Ramón. No ha escrito nada y nunca escribirá, pero no comprendo por qué nadie ha escrito sobre él.
Es el duque Almagro Hermosilla de Salvatierra, último descendiente de una de las más gloriosas familias de la vieja Castilla. Fui a Burgos para ver el sepulcro del Cid Campeador y debo a mi viejo guía el conocimiento del duque. Me hallaba en la iglesia de San Pedro de Cerdeña, ante el monumento que el general francés Thiebault hizo construir en 1808, para osario del gran enemigo de los moros, cuando vi arrodillado al pie de la tumba a un viejo vestido de negro que parecía rezar con la cabeza escondida entre las manos. Cuando se puso en pie vi su cara más blanca que las candelas que ardían en el altar. Era de baja estatura, pero de bellas proporciones y engrandecido por aquella dignidad natural que se encuentra únicamente aquí. Al verme en contemplación ante el sepulcro se paró a mirarme y finalmente se acercó.
-¿Conque usted también se mantiene fiel al culto de nuestro Ruy Díaz de Vivar?
Le expliqué que era extranjero y que había ido únicamente por consejo del guía.
Pareció desilusionado y un poco entristecido, pero pronto se serenó.
-Me he quedado solo -dijo- para recordar el día de su muerte. Todos los años vengo aquí para hacer mis devociones en memoria suya. Yo desciendo de uno de los compañeros de armas del Cid y creo que él fue digno de ser venerado. ¿Sabe usted que Felipe II, el más grande de los reyes, elevó una instancia a Roma para su beatificación?
Salimos juntos de la iglesia. El duque Hermosilla de Salvatierra conoce Burgos mejor que cualquier arqueólogo. Cada piedra es para él una criatura viviente, un capítulo de la historia.
-No puede decir que ha visto Burgos -me dijo- si no visita mi palacio. No dejo entrar nunca a nadie, pero como le he visto ante el sepulcro del Cid el mismo día de su aniversario (que Dios le tenga en su gloria), haré para usted una excepción. Le espero mañana, después de la siesta.
En mi hotel pregunté detalles sobre el duque. Se extrañaron mucho de que me hubiese hablado.
-No habla con nadie -me dijo el camarero-, y a Burgos viene raramente. Es riquísimo y posee palacios en casi todas las ciudades de España. Cada palacio tiene su color y su particularidad. En Ávila tiene el Palacio Negro, donde todos los muebles y las tapicerías son de luto y donde pasa, habitualmente, la Cuaresma. En Toledo, tiene el Palacio Rojo, donde cada sala aparece pintada con frescos que representan los diversos antros del Infierno. Allí habitaba cuando era joven, con cuatro o cinco famosos toreros. En Madrid todos conocen su célebre Palacio de Oro, que a uno de sus antepasados costó veinte millones de reales. No lo abren más que para recibir al rey. Aquí en Burgos verá el Palacio Desnudo, el más antiguo de la familia. Lo más extraño es que en cada uno de estos palacios viven siempre servidores numerosos, desde el portero al cocinero, como si su dueño residiese en ellos siempre. Cada mayordomo tiene la orden de hacer preparar cada día la comida y la cena como si el duque estuviese presente. En Ávila, en Toledo, en Madrid, en Sevilla, en Burgos, dos veces al día se pone la mesa con toda su riqueza y los criados llevan los platos humeantes ante el sillón ducal, donde no está sentado nadie. Por la noche, se encienden los candelabros y los camareros esperan en silencio a su señor invisible. El duque está algunas veces fuera de España años enteros y en algunos palacios no le han visto más que dos o tres veces desde que es jefe de la familia. Pero la orden es obedecida en todas partes: cada día sus cocineros preparan en las diversas ciudades las cinco comidas y las cinco cenas. Si el duque no llega -y no llega casi nunca-, los servidores esperan una hora y luego se comen juntos lo que estaba destinado a su señor. Una fantasía de lunáticos sin hijos, que no sabe cómo gastar sus millones. Por otra parte, no ha querido en torno suyo ningún invento moderno. En sus palacios no hay luz eléctrica ni teléfono; para viajar no usa ni trenes ni automóviles, sino carrozas monumentales tiradas por cuatro mulas y seguido de postillones a caballo. Nadie se extraña: toda España sabe que es un loco.
La charla de José aumentó mi curiosidad por entrar en la cueva del viejo maniático. Al día siguiente, a las tres, alzaba la maciza anilla de hierro que colgaba en medio del portalón del Palacio Desnude. Un hombre vestido a la antigua, con un traje que me recordó el de los retratos del Tiziano, vino a abrirme y me condujo por una escalera que rodeaba un vasto patio.
Entré en una sala larguísima, apenas iluminada por tres ventanas, donde no se veía ningún mueble ni siquiera una silla. A ambos lados de una puerta, dos armaduras medievales, completas, con sus viseras bajas. El hombre me dijo que esperase y desapareció. Poco después vi, al lado mío, sin que me .subiese dado cuenta de por dónde había salido, al pálido duque.
-Siento -me dijo- no poderle hacer sentar, pero ésta no es mi casa, es el albergue de mis antepasados. Venga.
Me hizo pasar a otra estancia casi oscura que me pareció a primera vista llena de gente.
-No se asuste -murmuró el duque-, no hay nadie.
Miré en torno. Allí había unas diez figuras, hombres y mujeres, vestidos de aquella extraña manera que se ve únicamente en las óperas de Verdi y de Meyerbeer. Los hombres iban cubiertos de corazas y esquinelas y se mantenían fieramente en pie; las mujeres, medio ahogadas en sus velos y en sus sayas de brocado, se hallaban sentadas en cátedras de madera. Los rostros estaban descubiertos y tenían la inmovilidad de las figuras de cera.
-Uno de mis antepasados del siglo xv -dijo el duque- tuvo esta idea. La familia no debe olvidar a ninguno de los suyos. Los sepulcros, esparcidos en las iglesias, ocultan el aspecto de nuestros muertos, y los retratos, tal como se estilan, no dan la impresión de la realidad. Desde el tiempo de Gómez IV, en 1432, de cada difunto se sacó la mascarilla en cera para conservar a través de los siglos su verdadera fisonomía, y un maniquí de las mismas proporciones fue vestido con los mismos trajes que había llevado en sus últimos tiempos su modelo. De cada antecesor mío, en suma, se ha hecho un «doble», lo más semejante posible al aspecto que tenía en vida. Nuestra familia, a través de cinco siglos, se halla siempre reunida, al menos en el espacio, aunque separada por el tiempo. Uno solo falta: el duque Sánchez VIII, que en el Setecientos vivió casi siempre en París y quiso sustraerse, como «afrancesado» que era, al mandato de los abuelos.
Pasamos a otra sala y luego a otra. Los vestidos cambiaban, pero en los rostros inmóviles se encontraban siempre los trazos de la primera fisonomía. Eran Grandes de España, vestidos severamente de negro, con collares de oro sobre el pecho; abadesas carmelitas, que estrujaban entre sus manos enguantadas grandes rosarios de piedras preciosas; muchachos enflaquecidos que mostraban el rostro de cera sobre gorgueros; generales con jubones constelados de plata, que se apoyaban sobre la cazoleta cincelada de un espadón de gala, jovencitas un poco gordas cuyo busto emergía entre enormes faldas de seda recamada de perlas; viejos encorvados y encogidos en pesadas zamarras de piel. En la última sala aparecían los primeros sombreros de copa, los paletós románticos, los pantalones de trabilla, y las señoras se hallaban sentadas sobre gigantescas campanas de crinolina.
-Ninguna otra familia en el mundo -decía el duque- ha tenido este pensamiento. Los Salvatierra son los primeros, no sólo en la guerra, sino en el culto a los muertos. Yo no estoy nunca solo. Me basta con venir a estas salas y me encuentro en medio de los míos, incluso de aquellos que no conocí. Las otras familias se contentan con miniaturas que se pierden, con pinturas que se agrietan y ennegrecen; aquí encuentra usted la copia fiel de la vida. Dentro de estas paredes aparecen cinco siglos de vida conservada, como observa, de un modo visible.
En verdad, muchas de aquellas lívidas máscaras se habían deformado por efecto del calor y del tiempo y se habían vuelto todavía más espantosas. Algunas bocas contraídas parecía que hiciesen burla tras las espaldas del duque. Los ojos de cristal, entre los mechones de las pelucas desteñidas, se habían hecho estrábicos a fuerza de contemplar, durante siglos, la nada. Alguna nariz había desaparecido, alguna oreja se había agrietado o había caído. Los vestidos, casi todos bellísimos, se hallaban cubiertos de polvo y mordidos por la polilla. El duque parecía no darse cuenta de nada. De cuando en cuando se paraba ante uno de aquellos lúgubres fantoches.
-Éste fue Gran Inquisidor de España en 1625. Siete. mil condenas, de ellas más de mil a fuego. Éste era el Comendador de Santiago, amigo del famoso Tenorio. Fue muerto en duelo. Esta monja conoció al célebre Calderón de la Barca y antes de entrar en el convento escribió autos sacramentales... Este otro fue virrey del Perú; los historiadores, siempre malignos, dicen que fue un hombre sanguinario. Calumnias: tuvo que sofocar dos rebeliones contra el rey, y si fueron empalados más de treinta mil rebeldes, la culpa no fue suya sino del tribunal...
Pero yo no lo escuchaba. Todas aquellas figuras de difuntos vivos, más espantosas que los muertos, que me rodeaban, que debía rozar para pasar por entre ellas, tan apretujadas se hallaban, acabaron por producirme no ya terror, sino una especie de náusea aue me quitaba la respiración. Las ventanas se hallaban cerradas, la luz era escasa y el aire apestaba a alcanfor, a moho y a historia putrefacta.
-Un solo pensamiento me entristece -decía el duque, acompañándome a la antecámara-. Soy el último de la familia; ¿quién pensará en colocarme en medio de mis muertos? ¿Qué fin tendrán después de mí desaparición estos simulacros venerables de una de las más antiguas estirpes de Castilla? ¿Los dejarán, solos para siempre, en este palacio? ¿O tal vez una revolución de la canalla plebeya o una invasión de bárbaros arrojará a la inmundicia esta asamblea de seres nobles que figuraron, durante cinco siglos, entre los dueños de la Tierra?
En aquel momento reapareció la escalera y la luz del patio. Sentí el frescor del aire, vi un poco de cielo. Salí del Palacio Desnudo, casi corriendo, después de haber dado las gracias apresuradamente al duque Almagro Hermosilla de Salvatierra. Estoy satisfecho de haberle conocido y de haber visitado su necrópolis doméstica, pero he decidido marcharme esta noche misma de Burgos."

Gog. El libro negro, Giovanni Papini

viernes, 9 de marzo de 2012

Cover y tracklist de lo nuevo de Alice Nine "9"

[CD]
1.- Heavenly Tale
2.- the Arc
3.- GALLOWS
4.- 花霞 (Hanagasumi)
5.- BLUE FLAME
6.- ハロー、ワールド (Hello, World)
7.- 虹の雪 (Niji no Yuki)
8.- リニア (Linear)
9.- Apocalypse [It's not the end]

10.- Heart of Gold
11.- すべてへ (Subete e)

[DVD]
1.-「すべてへ」 (Subete e) PV
2.-「すべてへ」 (Subete e) Multi Angle Verion
3.-「すべてへ」 (Subete e) Making of


Edición Regular
[CD]
1.- Heavenly Tale
2.- the Arc
3.- GALLOWS
4.- 花霞 (Hanagasumi)
5.- BLUE FLAME
6.- ハロー、ワールド (Hello, World)
7.- 虹の雪 (Niji no Yuki)
8.- リニア (Linear)
9.- Apocalypse [It's not the end]
10.- Heart of Gold
11.- すべてへ (Subete e)