jueves, 29 de octubre de 2009

Novelas universitarias



Siempre me ha fascinado el sistema educativo inglés y americano. Dentro del inglés prefiero Cambridge y Oxford. ¿Qué puede ser mejor que una educación de calidad en un entorno de maravillosos edificios góticos?. En cuanto a las universidades americanas ¿qué decir? El número de norteamericanos que ha ganado el Premio Nobel por razones científicas es mayor que el del resto del mundo junto. Claro que George Bush Jr. fue a Yale, así que el sistema de admisión tiene que ser un poco particular.
Por eso entre otras razones soy muy aficionada a las “campus novels”, es decir, las novelas centradas en el microcosmos que es un campus universitario.Los pioneros del genero fueron Mary McCarthy con “The Grooves of Academe” (1952) en EEUU y Kingsley Amis con “Lucky Jim” (1954) en Reino Unido. Estas dos no se encuentran entre mis favoritas, a pesar de que otras novelas de Mary McCarthy me gustan mucho. Prefiero las de David Lodge. “Intercambios” (1975) esta llena de humor, aunque tiene un personaje Morris Zapp que representa junto con Howard Belsey de “Sobre la belleza” (“On Beauty” 2005) todo lo peor del académico universitario. Se les puede aplicar lo que Franny de “Franny y Zooey” de Salinger decía de los section man “El caso es que si se trata de un curso sobre Literatura Rusa, por ejemplo, entra, con su camisita de cuello abotonado y su corbata de rayas, y se pone a machacar a Turguenev durante media hora. Luego, cuando termina, cuando ya te ha destrozado a Turguenev empieza a hablar acerca de Stendhal o alguien sobre el cual hizo su tesis de licenciatura. En mi facultad, el Departamento de Lengua Inglesa tiene, como diez suplentes que van por ahí destrozándolo todo, y son tan brillantes que apenas pueden abrir la boca... y perdona la contradicción”. En fin, representan a los que sobreanalizan y descontextualizan de tal forma que arruinan la experiencia reveladora del arte y la lectura para sus alumnos.
Otras interesantes novelas centradas en un campus son “Amor y amistad” (1962) y “Asuntos exteriores” (1984) de Alison Lurie e “Instalado en la cresta de la ola” (“The History Man” 1975) de Malcolm Bradbury.
También hay campus novel que se centran en los alumnos. Una de las más conocidas es “El secreto” (“The Secret History” 1992) de Donna Tartt que se hizo amiga de Bret Easton Ellis cuando ambos estudiaban en Bennington College. En “Las leyes de la atracción” (1987) también ambientada en una universidad Easton Ellis hace referencia a “El secreto” cuando menciona un grupo de estudiantes de clásicas sospechosos de llevar a cabo rituales paganos.

martes, 27 de octubre de 2009

Los hipócritas de Oxford

"La verdad os hará libres, pero también os hará… profundamente antipáticos”. Así rezaba el lema de un club secreto que funcionaba en la Universidad de Oxford hace medio siglo. Sus miembros, que se hacían llamar Los Grandes Hipócritas, defendían este rasgo el carácter humano como una virtud máxima..Naturalmente cabe pensar que tal idea era solo producto de la excentricidad habitual entre estudiantes elitistas, pero lo cierto es que se tomaron la molestia de escribir toda una panegírico de la hipocresía social a la que consideraban como expresión del más alto sofisticamiento y buena educación. Un rasgo que le impedía que las personas fueran por ahí expresando sus más intimas (y casi siempre desagradables) opiniones sobre el prójimo. Ellos opinaban que la hipocresía social era un factor que mas diferenciaba al hombre de las bestias y por tanto, un producto de su mejor inteligencia” (...)Carmen Posadashttp://www.carmenposadas.net/articulos-ficha.php?articulo=18

Los estetas de Oxford
Evelyn Waugh (1903-1966) fue miembro del Club de los Hipócritas junto con Harold Acton, Hugh Lygon y Brian Howard. El ambiente de Cambridge (el grupo de Bloomsbury y los Apóstoles) era más izquierdista que el de Oxford. Waugh estuvo influido por los estetas del club de los Hipócritas que pese a us espíritu innovador en cuanto a las artes, nunca fueron políticamente críticos. Adam Carr asegura que si Waugh hubiera estudiado en Cambridge en lugar de en Oxford hubiera sido un escritor diferente y no nos hubiera dado Brideshead.
Waugh fue el autor de su generación que mejor supo reflejar el ambiente de Oxford de los años 20 en Brideshead Revisited. Muchos de los personajes que aparecen en la novela fueron inspirados por amigos suyos, Lord Sebastian Flyte esta basado principalmente en Alastair Graham (1904-1985), aunque el entorno aristócratico, la casa y las circunstancias familiares corresponden a Hugh Lygon (1904-1936). Lygon era uno de los dos estudiantes de Oxford que llevaba un oso de peluche igual que Sebastian, el poeta John Betjeman (1906-1984) era el otro. Lygon murío prematuramente en un accidente de coche en Alemania.
Evelyn Waugh niega que el personaje de Anthony Blanche este basado en Harold Acton (1904-1994), aunque existen similitudes entre ellos como la educación en un entorno cosmopolita y una forma particular de hablar. También Blanche recita “La tierra baldía” de T. S. Eliot con un megáfono desde un balcón de Oxford igual que hizo Acton en su día.
Waugh escribiría en su autobiografia que Acton era “Delgado, de aspecto levemente oriental, hablaba arrastrando las vocales con una resonancia y un vocabulario peculiares derivados a partes iguales de Nápoles, Chicago y Eton; se propuso llevar a cabo la demolición en toda regla de los estetas de estilo tradicional, que aún sobrevivían aquí y allá, en el crepúsculo de fin de siglo, así como llevarse por delante a los sencillos amantes de la naturaleza, los cantantes de canciones tradicionales, los excursionistas y los tediosos sucesores de los poetas “georgianos”. (...) Harold trajo consigo el aire de los conocedores de Florencia y los innovadores de París, de Berenson y Gertrude Stein, de Magnasco y T.S. Eliot; sobre todo, trajo el aire de los tes Sitwell, objetos primeros de su admiración y de su aprecio personal.”Evelyn Waugh sostenía que el modelo de Blanche era Brian Howard, amigo de Acton en Eton y Oxford. Nacido en Inglaterra de padres americanos Brian Howard (1905-1958) destaco desde su época de estudiante en Eton, pero su carrera literaria no llego a despegar debido a las drogas y el alcoholismo. Howard como su amigo Acton era homosexual y tuvo un amante alemán con el nombre de Toni (nombre que Waugh le dio también al compañero alemán de Sebastian Flyte en “Brideshead Revisited”). Termino suicidandose tras la muerte accidental de su amante.
Waugh diría de él que “A los diecinueve años poseía arrojo e insolencia, y era vistoso, además de tener un verdadero don para las invectivas y la charla desenfadada, mucho más brillante que el de Robert. La suya era una suerte de ferocidad en la elegancia, más propia del romanticismo del siglo anterior que del nuestro. Estaba loco, era malo y peligroso de tratar.”

sábado, 24 de octubre de 2009

Los apóstoles de Cambridge

Los apóstoles de CambridgeThe Cambridge Apostles, también conocida como Cambridge Conversazione Society, es una sociedad secreta fundada en 1820. El origen de su nombre se debe al número de sus fundadores, doce. Es un grupo de debate que se reune una vez por semana, tradicionalmente los sabados por la tarde. Uno de los miembros prepara una charla sobre un tema, que es debatido más tarde.
La sociedad empezo a ser conocida a principios del siglo XX por la pertenencia de Bertrand Russell (1872-1970), E.M. Forster (1879-1970), Lytton Strachey (1880-1932) y John Maynard Keynes (1883-1946), todos ellos miembros también del grupo de Bloomsbury .

Los espias de Cambridge
Más adelante los apóstoles volvieron a ganar notoriedad gracias a dos de sus miembros Anthony Blunt y Guy Burgess, ambos homosexuales y espias que pasaron durante años información al KGB infiltrados en la altas esferas británicas junto con Donald MacLean, Kim Philby y John Cairncross (los cinco de Cambridge). Esta historia tiene un particular interés por el misterio que rodea la traición. ¿Qué pudo llevar a estos cinco jovenes de origen privilegiado a traicionar a su país?. Las razones se podrían rastrear en la fuerte corriente antifascista que se vivía en la universidad en los años 30 unida a una visión idealizada de la Unión Sovietica.
Guy Burgess (1911-1963) es descrito por sus amigos como una personalidad que fascinaba por su atrevimiento y su brillante conversación. En 1951 Burgess acompañado de MacLean escapó a la Unión Soviética empaquetando solamente su frac y las obras completas de Jane Austen (pese a todo me cae bien aunque sólo sea por esa fijación austeniana). Parece ser que no se adaptó muy bien a su nueva vida y a diferencia de MacLean no se molesto en aprender ruso. Murió alcoholizado a los 52 años.
“Another Country” (1984) protagonizada por Rupert Everett y Colin Firth esta basada vagamente en la vida de Guy Burgess en Eton. El personaje de Firth podría estar inspirado por Julian Bell (1908-1937), amigo de Blunt y Burgess y sobrino de Virginia Woolf que murió en la Guerra Civil Española. Por cierto, que los dos actores no se cayeron muy bien en esta su primera película juntos. Everett encontraba a Firth muy serio y políticamente concienciado y asegura que cantaba canción protesta y llevaba sandalias y Firth por su parte dice que consideraba a Everett demasiado sofisticado y que le hacia sentirse excluido. Tuvieron que pasar 18 años para que se hicieran amigos rodando “La importancia de llamarse Ernesto” (2002) y “St Trinians” (2007).
“Another Country” no ofrece una teoria convincente que justifique la defección de Guy Burgess (llamado Guy Bennet en la película), pero si muestra los entresijos de un “public school” inglés. Para los interesados en el sistema educativo que forjaba hombres para el Imperio también en muy ilustrativa la tercera parte del libro “Enemigos de la promesa” de Cyril Connolly donde detalla su estancia en Eton.
La historia de los cuatro también ha dado lugar a una serie “Los espias de Cambridge”, más cercana a la realidad que “Another Country”. Resulta particularmente interesante la relación de Anthony Blunt (1907-1983) con la reina madre (Imelda Staunton). Blunt, prestigioso experto en arte llego a ser nombrado conservador de la colección real y elevado a la categoria de Sir (títulos de los que sería despojado al desvelar Margaret Thatcher su traición en 1979). Murió tres años después de ser desvelado su secreto.
En la foto una escena de la serie y a la derecha Guy Burgess.