lunes, 29 de junio de 2009

Chacal (1997)


Tengo debilidad por las series y películas en las que los personajes se disfrazan y adoptan distintas personalidades. Esa es una de las razones por las que dos de mis series favoritas de todos los tiempos son “Los ángeles de Charlie” y “Alias”. En “Los ángeles de Charlie” no cambiaban de personalidad, pero si de profesión y tenían que practicar los más diversos deportes y demostrar habilidad profesional como patinadoras, misses, azafatas, profesoras y un largo etc. En “Alias” como agentes de la CIA tenían que hablar en distintos idiomas y además disfrazarse.

Chacal tiene un poco de todo esto. Es un malvado inteligente y frío que controla perfectamente sus emociones y reacciona con celeridad ante el peligro. Se caracteriza para pasar por un atildado yuppie o un sudoroso y gordinflón recadero. Sabe pintar un coche, pilotar un barco etc. y todo lo hace eficientemente.

De las películas que tienen como personaje principal el Chacal las mejores son “El día del Chacal” (1973) protagonizada por Edward Fox y “Caza al terrorista” con Donald Sutherland entre otros. Esta versión de 1997 que cuenta con estrellas con Bruce Willis y Richard Gere en los papeles principales sufre de la comparación, pero con todo y con eso esta película es entretenida


miércoles, 24 de junio de 2009

Swimming Pool - François Ozon


“Sarah Morton (Charlotte Rampling), es una escritora inglesa de novelas policíacas de gran éxito, que viaja a Francia a la casa de su editor para descansar y poder escribir con tranquilidad. Pero una noche Julie (Ludivine Sagnier), la hija de su editor, se presenta en casa y convertirá el tranquilo hogar en un auténtico infierno.”
Este es el tipo de argumento de película que me provoca desconfianza y casi me disuade de verla. La parte que me inquietaba era la del auténtico infierno. Me imaginaba sufriendo toda la película por la pobre escritora en una suerte de versión gore de “El diablo sobre ruedas”. Finalmente vencí mi prevención y la ví. Empezó bien, la escritora no era dulce e indefensa, era seca y algo brujilla. François Ozon muestra su psicología a través de lo que los enemigos del cine francés llamarían “escenas innecesarias” de la vida cotidiana. También por sus elecciones de vestuario, comida etc. La llegada de Julie, la hija de su editor no hace su vida un infierno. Aunque molesta al principio, Julie resulta ser un revulsivo y una inspiración para la escritora. Ni siquiera un suceso trágico e inesperado digno de una de sus novelas policiacas turba mucho a Sarah. La amoralidad con que utiliza todo aquello que puede servir en su proceso creativo es fascinante. La experiencia en Francia la revitaliza, pero nunca deja de ser ella misma. No sólo ha escrito su novela, también se ha liberado mentalmente de su editor.
Como todo buen cine se puede ver desde muy distintos ángulos. Por ejemplo, siempre me ha interesado el contraste entre el estilo de vida inglés y francés (o anglosajón y latino). Es un tema muy explotado en literatura y cine; Sarah no se viste, se cubre; no come, se alimenta de una especie de yogur. Julie tiene una actitud epicúrea hacia la vida, es abiertamente sensual y disfruta del paté y el vino blanco. Me gustaría tener una casa de verano en la Provenza parecida a esta, la piscina perfecta y el sol cegador...



viernes, 12 de junio de 2009

Cine de verano


En “La noche se mueve” un personaje dice que ver una película de Rohmer es como ver crecer la hierba. Y es que Rohmer es un gusto adquirido, su ritmo lento puede aburrir a muchos, puede chocar la ausencia de música y la deliberada carencia de artificio. Que guste o no guste Rohmer depende en gran medida de la capacidad de los espectadores para empatizar con los personajes, identificarse con ellos y reconocer en ellos a los que les rodean. El diálogo es la herramienta clave para revelar el interior, igual que los gestos cotidianos. Los personajes explican sus teorias sobre el amor, la filosofía, la belleza, la oposición campo-ciudad etc. El resultado es tan natural que la experiencia resulta casi voyeurística. Si algo se le puede reprochar son algunos de sus finales demasiado optimistas para ser realistas, pero eso también forma parte del encanto de Rohmer.

No podría decir si son obras maestras porque nunca intento juzgar objetivamente novelas o películas. Sé que me gustan porque algunos de sus elementos reflejan mis propios pensamientos y gustos. La estética de Rohmer contribuye a el gran placer que me proporcionan sus películas. Los entornos arquitectónicos y naturales estan cuidadosamente elegidos y se corresponden con los sentimientos de los personajes. Algunas de sus películas me parecen perfectas para ver en verano, sus paisajes ideales para pasar unas vacaciones provocan envidia. Lagos de aguas azules y cristalinas en “La rodilla de Clara” y “El amigo de mi amiga”; las playas de “Pauline en la playa”, “Cuento de verano” y “El rayo verde”; el campo en “Cuento de otoño”, “La coleccionista”, “Cuatro aventuras de Reinette y Mirabelle” y “El árbol, el alcalde y la mediateca”... Las calles de Clermont-Ferrand podrían ser de un pueblo español. La ropa que aparece en sus películas de los 80 y los 90 es muy similar a la que se llevaba en España en la misma época. En conjunto todo resulta muy cercano y familiar. Apenás pasa nada, no trata de grandes dramas, sino de experiencias y luchas internas semejantes a las que puede tener cualquiera.